Hablemos de bienestar personal

 In basica

¿De qué se trata equilibrarnos?

Como seres humanos tenemos distintos observadores, y lógicamente podemos tener discrepancias con qué es lo que debe estar equilibrado en nosotros: el peso, la mente, el lucro, el cuerpo, la necesidad de alimento, el cariño, etc.

Equilibrio es “Disponer y hacer que algo no exceda ni supere a otra cosa, manteniéndolas proporcionalmente iguales” (www.rae.es), y desde el punto de vista del bienestar, el primer aspecto que debe estar en balance es la tríada, cuerpo, mente y espíritu (indistintamente si practicas una religión o no). Y ¿por qué este conjunto debe equilibrarse, como una primera instancia? Porque son nuestro núcleo esencial y porque uno puede soportar al otro y cuando empezamos a ser más conscientes de esto, empieza haber respuesta correspondida, es decir, si yo empiezo de manera consciente a ejercitar mi mente, mi cuerpo y espíritu responderán de manera positiva.

Según el Dr. Mario Alonso Puig, el 47% del tiempo estamos desenfocados, nuestra mente está desenfocada y con ello hay reducción de nuestra eficiencia, reducción del aprendizaje, conectamos menos con los demás, entre otras muchas cosas (Entrevista en “Motivando”, a Mario Alonso Puig, Octubre 2020). Puig plantea que se trata de controlar la atención, que se ha visto muy afectada con el uso excesivo de pantallas, tampoco ayuda el estar haciendo varias cosas a la vez, el ser “multitasking” va en contra de concentrarnos en algo. Leer, es un ejercicio estupendo porque me obliga a tener atención en 1 sola cosa.

Leer me ayuda a mantener la atención en una sola cosa

En el mundo occidental le damos mucha importancia a la mente (Miriam Subirana) y hemos abandonado nuestra conciencia corporal, nuestro cuerpo. Seguro se preguntarán ¿Cómo puedo abandonar algo que soy? Cuando se plantea el no habitar el cuerpo que somos, es que minimizamos sus señales, como el dolor, tensión muscular, cansancio. Se trata de recobrar nuestro “escucha corporal”. Un ejemplo, “me cuesta levantarme una mañana”, mi cuerpo puede estar más cansado que mi mente, sin embargo, podemos ser compasivos con él, darnos un baño más largo, tomar un desayuno más cargado en carbohidratos y fruta que me dan mayor energía, y tener presente no abusar de él, teniendo al final del día una jornada fuerte de ejercicio físico. “Cuando empezamos a prestar atención, nos damos cuenta de que algo que debería ser tan fácil, como estar aquí en este momento, es difícil y nuestra mente divaga una y otra vez llevándonos fuera del cuerpo y no percibiéndolo”(El placer de cuidarnos, Miriam Subirana).

Nuestro espíritu, alma, esta parte inmaterial que tenemos pero que nos define y que es clave para esta tríada de bienestar, la atendemos con mucha atención interna, parecida a la atención corporal, pero más orientada a sentir nuestra emoción, calma y paz. ¿Te has dejado sorprender por la naturaleza sin pensar? Has observado una planta que cuidas, has conectado con la expresión inocente de un niño, o con la ternura de un cachorro. La contemplación, la meditación silencia el ruido mental. No hay que tener alguna creencia religiosa para practicar algún tipo de meditación. Actualmente hay muchas corrientes y métodos, pero si no conoces ninguna, concéntrate en tu respiración en silencio, es un buen comienzo. Inhala, reten el aire un par de segundos y exhala, y cada vez puedes hacerlo más lento y profundo, llevando la expansión de tu diafragma (parte baja de pulmones y vientre) por consecuencia de la inhalación, y no subiendo ni tensando tus hombros ni pecho.

Es importante mantener el equilibrio de nuestra mente, cuerpo y espíritu.

Es natural, sobre todo en este último año de pandemia, que estemos en desbalance, y que nuestra alma esté inquieta por miedo, pérdidas, pero si tenemos una mente más enfocada y un cuerpo más atendido y respetado en cuanto a sus avisos y señales, seguramente estaremos en condiciones de recuperarnos pronto.

Empezar no es sencillo, pero vale la pena. Y empezar por cualquier elemento de esta tríada, que no has atendido de manera tan consciente, ya te obligará a accionar de una manera distinta.


“Si quieres llegar rápido, ve sólo. Si quieres llegar lejos, ve acompañado” (Proverbio africano).
Escrito por Andreína Marcano
Recommended Posts

Dejar un comentario

Contáctenos

Puede llamarnos y con gusto atenderemos sus solicitudes y platearemos las soluciones que usted y sus empresa necesitan.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search

Abrir chat
Necesitas Ayuda?
Hola, en qué podemos ayudarte