RETOS POR ASUMIR DESDE EL CONTEXTO LABORAL, FRENTE A LA REALIDAD LABORAL Y SOCIAL DE LA MUJER COLOMBIANA.

 In basica

 

En el contexto laboral colombiano cada día son más las empresas que se suman a conmemorar un fecha tradicional como el día internacional de la mujer, enmarcado en su programa de bienestar, dentro de un espacio que favorezca el esparcimiento y la diversión al interior de la empresa.

Por tanto, cada año a las áreas de gestión humana les surge la inquietud “y ¿qué vamos a dar, regalar o hacer para este año?”, “¿con cuánto presupuesto contamos?”, y así, otro número de inquietudes que pueden estresar y desafiar la imaginación de los responsables del área.

Sin embargo, un detalle, serenata o refrigerio se ajusta verdaderamente a los retos que como organizaciones y sociedad tenemos frente a las demandas del género femenino.

 

Son los líderes empresariales conscientes de las necesidades de las mujeres y generan adecuadamente planes y políticas que permitan satisfacer éstos requerimientos dentro de un contexto laboral, personal y profesional.

Si miramos cifras actuales, de la realidad de la mujer colombiana, otras son las perspectivas y los desafíos que se deberían asumir para contribuir al bienestar y desarrollo de los ámbitos laborales y personales que asumen las mujeres.

Actualmente Colombia cuenta con 49.664.122 millones de habitantes, de esos 25.228.444 millones son mujeres, es decir que el 50.8% de la población pertenece al género femenino.

En Bogotá existen 8.181.047 millones de habitantes, de los cuales 4.217.194 millones son mujeres, lo que representa el 52% de la población Bogotana.

De los 25 millones de mujeres Colombianas el 56.8% son madres cabeza de familia.

 

Según estadísticas del DANE en el último trimestre de 2017 la tasa de desempleo total nacional para las mujeres fue del 11,0%, frente a un 6,6% en el mismo período para los hombres.

En el trimestre octubre-diciembre de 2017, la participación laboral de las mujeres a nivel nacional fue del 54,9% siendo la tasa de ocupación del 48,9%. Las ramas de actividad que registraron más ocupación para las mujeres fueron comercio, hoteles y restaurantes con 34,0% y servicios comunales, sociales y personales con 29,5%.

Según un artículo publicado por la revista Dinero en abril de 2017: “el Servicio Público de Empleo (SPE) a finales del 2016 publicó un documento en el que explicaba los aspectos más relevantes de las brechas en el mercado laboral colombiano. En él, afirmó que la participación de la mujer en el mercado laboral es más restringida debido al tiempo dedicado al cuidado del hogar: los hombres dedican 21,7 horas por semana a estas actividades, mientras que las mujeres 50 horas”.

El 52.3% de las personas matriculadas en educación superior son mujeres, y según cifras del ministerio de educación en los últimos 10 años el 54.1% de los graduados en el país corresponde a mujeres.

 

Tanto los datos de empleo como de educación ofrecen un panorama a evaluar y suponen un reto enorme para las empresas en cuanto al crecimiento de la participación de las mujeres en el mercado laboral y sobretodo en cargos gerenciales.

Otra realidad no menos alentadora que refleja los problemas y necesidades de las mujeres colombianas, es la referente a la violencia de género, según cifras del Ministerio de Salud, tan solo a octubre de 2017 en Colombia se presentaron 71.466 casos de violencia de género: un 76% fueron contra mujeres, es decir, cerca de 55.000 víctimas. De esta cifra, más de 26.000 son maltratadas principalmente por sus parejas.

Por su lado medicina legal revela que en lo que va del año 2018 se han registrado 760 casos de violencia femenina en la ciudad de Bogotá. Siendo las mujeres entre los 20 y 34 años las más violentadas.

Frente a este panorama existe una responsabilidad social corporativa que se debe asumir y debe ser liderada al interior de las organizaciones por los dirigentes de las áreas de gestión humana, creando planes y programas que realmente le apuesten a reconocer el valor y papel que cumple la mujer dentro del contexto laboral, creando políticas de igualdad de genero y de prevención, facilitando la formación y capacitación, el desarrollo del rol como madres, el fortalecimiento de sus competencias y valores, el crecimiento profesional y el reconocimiento de sus aportes en el desarrollo de su labor.

 

Retos grandes pero no inalcanzables si queremos generar una sociedad más equitativa y justa para todos, donde hablar de paz comienza por actos tan pequeños y significativos como el reconocimiento de la dignidad de la mujer y su ponderante rol en la sociedad como garante de vida.

Escrito por Verónica Mejía

Gerente de proyectos

Cofundadora de BSoluciones.

Recommended Posts

Dejar un comentario

Contáctenos

Puede llamarnos y con gusto atenderemos sus solicitudes y platearemos las soluciones que usted y sus empresa necesitan.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search